En torno a los origenes del culto a la Virgen del Tremedal

A MODO DE INTRODUCCION

Este artículo no pretende ir más allá de ser una pequeña contribución de los actos conmemorativos de la rehabilitación del santuario del Tremedal, tal y como sucedió allá por el año 1748 cuando se inauguró la ampliación de los servicios de hospedería y del nuevo santuario rodeada de grandes fastos’.

TEORIAS ACERCA DE LA APARICION DE LA VIRGEN DEL TREMEDAL

La noticia más antigua que poseemos de Orihuela se remonta al año 1200 cuando se consagra la catedral de Albarracín. En dicho acto intervino el párroco de Oriola, nombre medieval de nuestra localidad. Son numerosos los autores de reconocido prestigio que han tratado de precisar la fecha de la aparición de la Virgen del Tremedal (Fati, Lanuza, Montemayor, Jarque, Santiago Sebastián, entre otros). Consideramos en este sentido que existen tres líneas básicas de investigación. La mayoría de ellas giran en torno al proceso repoblado que se inicia en estas tierras tras el epílogo de la Taifa de los Banu Razín y la instauración del señorío de los Azagra. Hay que recordar que durante el reinado de Jaime I (siglo XIII) las apariciones de la Virgen se convirtieron en un fenómeno más que frecuente por todos los rincones del reino de Aragón. Pero sobre este particular añadiremos más adelante nuevas puntualizaciones.

1.- Tras el epílogo de la Taifa de Albarracín, las altas tierras de la serranía se someten a su nuevo señor el caballero navarro Pedro Ruiz de Azagra (en torno a 1176) amparado por el rey Lobo de Murcia. No cabe duda que la retirada de la población musulmana provocó un vacío demográfico que la propagación del culto a María del Tremedal podría paliar con la atracción de nuevos inmigrantes.
2.- Los monjes cistercienses del monasterio de Piedra fueron quizás el instrumento de difusión de la devoción a la Virgen del Tremedal. Para ello nos basamos en las estrechas relaciones que mantuvieron con los Azagra. Las más altas dignidades de dicho monacato ocuparon la silla episcopal y algunos de los señores de Albarracín elegían ser enterrados en dicho cenobio.
3.- No debemos descartar que el cerro del Tremedal fuese un centro de peregrinación pagano de cierta relevancia con anterioridad al siglo XII. Recordemos que estos parajes describen una trilogía mágica en torno a Orea, el canto del pájaro Orio característico por entonces de los montes de la sierra (una de las teorías que circulan sobre el origen semántico de Orihuela), San Ginés, santo ligado a la devoción morisca, Santa Eulalia (Santabariya), Santa Bárbara (Bronchales), cuyo epicentro es el monte del Tremedal. ¡Es dificil sostener que sea una casualidad que aquí confluyan curiosamente dos reinos, cinco comarcas y cuatro provincias!

LA TALLA DE LA VIRGEN DEL TREMEDAL: ¿ROMÁNICA O GÓTICA?

Debemos advertir que el vestigio más antiguo que conocemos es precisamente la talla de la virgen. Esculpida en madera de pino policromada, hasta la fecha la imagen que se conserva se ha considerado de estilo románico. Santiago Sebastián la fecha a mediados del siglo XIII, le reconoce asombrosas semejanzas con la virgen de Cubells de Lérida, y en su estilo advierte cierto influjo francés. Sin embargo recientemente Domingo Buesa Conde, una autoridad en el arte mariano quien por cierto hace una dura crítica a la restauración realizada en el rostro y la cabeza de la imagen, vincula a Nuestra Señora del Tremedal al gótico con claras influencias navarras y retrasa su antigüedad a los primeros años del siglo XIV La impronta pamplonica se refleja en Orihuela del Tremedal porque San Millán de la Cogolla, patrón de Navarra y La Rioja, es el titular de la parroquial. Así nos lo demuestra un documento de mediados del siglo XV. Ya en 1456 los oficiales del concejo de Orihuela se reunían en el pórtico delante de la iglesia de San Millán (tal vez en su origen los porches anejos a la iglesia) según reunión celebrada el 15 de abril para acabar con las marcas o represalias de Sancho Garcés de Bonacha en tierras de Molina.

Tallas de la virgen de Cubells (Lerida) y la virgen del Tremedal

Tallas de la virgen de Cubells (Lerida) y la virgen del Tremedal

Este trabajo es un resumen de la comunicación presentada en las Il Jornadas Nacionales de las Cofradías Medievales de la Sangre de Cristo, celebradas en Rubielos de Mora del 8 al 9 de marzo del presente año.

HISTORIA PANEGYRICA DE LA APARICION Y MILAGROS DE Mª.  SMA. DEL TREMEDAL

Mucho se ha escrito sobre la historia de la Virgen del Tremedal. Sin embargo todos los autores han bebido del contenido de un libro magnífico que sólo podía ser redactado por un esclavo devoto de María Santísima del Tremedal. Francisco Lorente, canónigo magistral de la Santa Iglesia Catedral de Albarracín, escribió este apasionado libro en 1744 dedicado a la cofradía de la Esclavitud del Tremedal instituida precisamente un año antes por el obispo Juan Francisco Navarro Salvador y Gilaberte. Para darnos cuenta del éxito de ventas que tuvo en su época debemos advertir que en tan sólo unos pocos años se realizaron más de tres ediciones.
Al margen de estas cuestiones somos conocedores de la intención del Ayuntamiento de realizar una edición facsímil de este volumen, una idea que aplaudimos porque con las publicaciones ya existentes de José María Miguel Povcs y Santiago Sebastián se completa a grandes rasgos la historia civil y religiosa de nuestro pueblo.

NUEVAS APORTACIONES SOBRE EL ORIGEN DEL CULTO A LA VIRGEN DEL TREMEDAL

Desde muy pequeño me inquietó la cita que Santiago Sebastián recoge precisamente de La historia panegyrica del padre Lorente en relación a la aparición de la virgen que anoto al pie de la letra (Cifr. p. 151):

“… haviendo ya como unos quinientos años que la llamaban Nuestra Señora la Vieja; assí consta de una escritura que el lugar de Bronchales conserva en su archivo, de una limosna que fundó un vecino de dicho pueblo para que el lugar viniera el día de San Juan Bautista a visitar su santuario…” El azar me ha permitido localizar dicho documento en un protocolo del Archivo Municipal de Gea entre los actos jurídicos de un notario de Bronchales de fines del siglo XV. Se trata del testamento de Pedro Soriano, molinero, vecino de Bronchales, fechado el 5 de marzo de 1486.

Biografía:

Nuestro personaje procedía de Frías y se casó en segundas nupcias con Rita, natural de Bronchales. Su patrimonio, amplio y diversificado, giraba en torno a un molino harinero que había comprado con sus derechos de agua al concejo de la aldea (hay que ponderar la importancia del molino en la época pues suponía el control de la molienda en todo el término). No obstante también poseía tierras de cereal en Frías y Moscardón. Derivado de ese potencial económico incrementó su influencia política pues ocupó puestos de responsabilidad en el concejo de Bronchales: jurado y regidor. Así como pertenecía a la nueva oligarquía periférica de la Comunidad de aldeas (fue regidor y procurador general) que basaba su riqueza en la cría de ganado y en la comercialización de la lana. Por ejemplo su familia radicada en Frías poseía una cabaña de más de 2.000 cabezas de ovino.

Contexto temporal

La fecha de redacción del testamento se caracteriza en tierras de Albarracín en el orden institucional por el intervencionismo de Ferrando 11 de Aragón, el Católico, en el régimen foral y municipal establecido. En relación con la economía se observa un elevado endeudamiento tanto de las economías privada como pública. Y en el orden social y religioso estamos en el período previo a la expulsión de los judíos (1492) y conversión masiva de mudéjares (1506).

Contenido del testamento


Al margen de las disposiciones habituales: letanías, novena, cabo de año, responsos cantados…, establece las cláusulas de reparto de herencia entre sus hijos. El mayorazgo para su hijo mayor contraído con su primera esposa: el molino y las tierras. Juan López y Rita, hijos de su segunda esposa, reciben en compensación 300 sueldos de sus derechos sobre el molino. Respecto a la historia religiosa de Bronchales se constata la procesión de sus vecinos a la ermita de San Cristóbal.

Nuestra Señora La Vieja del Alto de Orihuela

En lo que nos atañe Pedro Soriano funda una limosna que consiste en aportar una fanega de harina de la producción de su molino. Con esta materia prima se hacían tortas que se comían los peregrinos en la fuente. El Canto la víspera de la festividad de San Juan, cuando se marchaba en romería a SANTA MARIA LA VIEJA DEL ALTO DE ORIHUELA.

Un documento histórico excepcional que demuestra cómo ya a fines del siglo XV los vecinos de Bronchales iban en romería al cerro del Tremedal (aunque en ese instante, 1489, no se denomina así todavía). De su contenido destacamos los siguientes puntos:
El cerro del Tremedal se identifica como el alto de Orihuela.
• La adopción Virgen del Tremedal es más tardía: se alude a Ntra. Sra. La Veja (tal vez para distinguirla de otra devoción, tal vez de advocación más moderna. Francisco Lorente sostiene que se trata de distinguir el santuario de la ermita del Castillo, evidentemente esta última de menor entidad).
La romería de los vecinos de Bronchales al monte del Tremedal existe en ese momento y está consolidada. El otorgante manifiesta que en caso de que sus herederos no cumpliesen con esa disposición el concejo de la aldea, como ejecutor testamentario, estaba obligado a hacer cumplir esta promesa.
La organización de la misma es de tipo institucional: la organiza el Concejo o Ayuntamiento.
Se constata la existencia de la ermita, tal vez de estilo románico, aunque no poseemos datos sobre sus elementos constructivos: dimensiones, materiales…

En este sentido hay que recordar que sobre el poblado celtíbero de El Toril (próximo a la Residencia) por donde discurre la senda que asciende al Tremedal existió una fortificación donde luego se erigió la ermita de Ntra. Sra. del Castillo. La propia historia de la aparición cita dicho castillo donde en principio los oriolanos pretendían construir el lugar de veneración. Todos conocemos que la Virgen prefirió que se construyese el santuario en lo alto del cerro desde donde se domina la comarca. Hemos podido datar la fecha de construcción de este baluarte defensivo. El 2 de julio del año 1300 el monarca Jaime 11 concede a los habitantes de Orihuela el privilegio de exención del pago de la pecha (lo que hoy conocemos como contribución) durante cuatro años con la obligación de costear ellos mismos la construcción de una fortificación. A falta de una revisión profunda de la documentación este hecho retrasaría la divulgación de la aparición de la virgen a la intersección de los siglos XIII-XIV. No obstante debemos advertir que la parte alta del actual emplazamiento de Orihuela se conoce como el castillo, tal vez como reminiscencia de una antigua fortaleza de escasas dimensiones. ¿Qué sucede en tomo al año 1300?
En el año 1284 la plaza de Albarracín es conquistada por Pedro III de Aragón, quien promulga una carta de población con el fin de atraer la llegada de inmigrantes. Pero en los años sucesivos estas tierras se convierten en el escenario de la pugna por la sucesión en el reino de Castilla, causa de la decisión del rey de fortificar Orihuela y Jabaloyas en el año 1300. Baste recordar que en la segunda mitad del siglo XV esta torre protegió a los vecinos de Orihuela de las embestidas del caballero de Motos, un curioso personaje, bandolero, que desde la torre de Motos asoló las tierras limítrofes de Albarracín hasta que Fernando II destruyó su base de operaciones. Así, pues, en base a estos supuestos (la existencia del castillo coetáneo a la fecha de aparición) podría mantenerse como hipótesis que el culto a la Virgen del Tremedal es más tardío de lo que en un principio se pensaba, precisamente en los años que se fecha la antigüedad de la talla actual.

LA VIRGEN DEL TREMEDAL Y LA TRASHUMANCIA

Sabemos que la Sierra de Albarracin ha sido uno de los agostaderos más importantes del país donde año tras año los rebaños han venido a disfrutar de la excelencia de sus pastos. El culto de la Virgen del Tremedal también se propagó a través de las cañadas y veredas reales por donde discurrían los ganados trashumantes. El hecho de aparecerse a un pastorcillo manco atestigua su vinculación ganadera. Entre los ejemplos que describe el padre Lorente destacamos el suceso acaecido a un andaluz natural de Vilches (prov. Jaén). Iba caminando por una estrecha garganta cuando le acometió un toro enfurecido que se desmandó de su vacada. Al invocar el nombre de la Virgen del Tremedal que había oído tantas veces a los ganaderos y pastores serranos que invernaban con sus ganados en las dehesas el bravo animal recobró la mansedumbre. Más de veinte años acudió este andaluz a la cita del cerro del Tremedal para agradecer tal intervención mariana.

A MODO DE REFLEXION

El culto a la Virgen del Tremedal es una manifestación externa del fervor religioso popular, tanto individual como colectivo, porque:
– Favoreció el desarrollo de las relaciones vecinales.
– Prestó especial atención a las capas sociales más desfavorecidas. En el Prado de la Caridad, por donde discurre el camino viejo, se repartían limosnas a pobres y desamparados.

El auge del culto a la Virgen del Tremedal adquirió pronto un marcado sentido comarcal e interregional. Incluso llegará a suplantar la romería de la Cruz de mayo que organizaba el concejo de Albarracín al convento de Ntra. Sra. de los Dolores de Royuela, patrona en su día de la Comunidad, que por cierto absorbió el culto de Santa María de Motos a comienzos del siglo XVI.

Fue un foco de atracción económica. ¿Pero quien promueve el culto a la Virgen del Tremedal? Sin duda, las autoridades eclesiásticas del obispado y civiles del concejo de la aldea no se limitaron a orientar este lugar sagrado al culto cristiano.
Aunque en la actualidad sólo se realiza la romería de las fiestas patronales, hay que advertir que cada pueblo organizaba su propia procesión en una fecha señalada para lo cual los santeros les suministraban todo lo necesario para disfrutar de un día festivo: servicio religioso, aposentos, agua, leña… Los pueblos más devotos según datos fidedignos fueron Alba que concurría la víspera de Pascua del Espíritu Santo, y Bronchales que acudía ya a fines del siglo XV la víspera de San Juan -23 de junio- No cabe duda que la llegada de tan numerosos peregrinos era una buena fuente de ingresos para la localidad. ¿Ese carácter comercial de Orihuela ya comenzó en torno al culto a la virgen como plaza fronteriza con Castilla? Para atender las necesidades de los romeros la cofradía de la Esclavitud desarrolló en sus inicios las funciones de organización del culto a la virgen, que cobró nueva vida en 1743 bajo el mecenazgo de la silla episcopal (el siglo XVIII fue la época dorada del culto a la Virgen del Tremedal). Podemos asegurar que la cofradía de la Esclavitud fue el antecedente más próximo de la actual Junta de. la Virgen. Recientemente y gracias a las gestiones de nuestro alcalde Rafael Samper sabemos que el 16 de septiembre de 1794 se constituyó en Zaragoza la Congregación de Ntra. Sra. del Tremedal en la iglesia del patriarca San Camilo de Lelis de los Padres Clérigos Regulares, Ministros de los Enfermos Agonizantes de la ciudad del Reino (convento de religiosas Franciscanas de Jerusalén de Zaragoza). Es asombroso observar como el culto a la Virgen del Tremedal se ha propagado más allá de nuestro continente gracias a devotos emigrantes oriolanos (Costa Rica sin ir más lejos), si bien es cierto que en la localidad de Tronchón situada en el Maestrazgo turolense nos espera el abrazo de nuestros hermanos de devoción, pues allí también se venera con especial fervor a la Virgen María Santísima del Tremedal.

¡Válganos tu protección!

EN TORNO A LOS ORIGENES DEL CULTO A LA VIRGEN DEL TREMEDAL
JUAN MANUEL BERGES SÁNCHEZ
AGOSTO – 2003

Anuncios