“MALATARDE”

Grabado de Francisco de Goya

Grabado de la colección  “Los desastres de la Guerra” de Goya

CONSECUENCIAS ECONOMICAS Y SOCIALES DE LA BATALLA DEL TREMEDAL (25 DE OCTUBRE 1809)
Juan Manuel Berges Sánchez
Rehalda nº 10

…A consecuencia de esta catástrofe faltó el concurso de la muchedumbre de gentes que concurrían al santuario del Tremedal desde el mes de mayo hasta el noviembre de cada un año y como eran gentes de dinero, trataban y contrataban y daban que hacer a muchos trabajadores, ahora aquellos no encontrando comodidad han desaparecido…

…La falta de gentes, unos que del fruto simple y rústico de la lana hacían cosas muy ricas y hermosas…

…Otros que de las maderas fabricaban con su industria muchos artefactos…

…Otros que del yerro sacaban, purgaban y labraban llabazones y otras diferentes cosas…

…Y finalmente otros con el tráfico y tragino, todos hacían sobrepujar su industria a la naturaleza del pais…

(extracto del oficio enviado por Pascual Jiménez, fiel de fechos, con fecha 4 de febrero de 1818 al Administrador General de Salinas. Archivo  Municipal Orihuela del Tremedal, Libro de Actas de 1818, tomo I, fols. 290-291).

LA SIERRA DE ALBARRACÍN UNAS DÉCADAS ANTES DE LA GUERRA

La economía de la Sierra de Albarracín de los últimos años del siglo XVIII estaba basada en su potencial ganadero(2). A fines de la centuria el partido de Albarracín tenía un censo de 135.000 cabezas de ganado lanar. De éstas, más del 80% eran trashumantes. A pesar de estas cifras, la cabaña ganadera descendió a lo largo de esta centuria. Isidoro de Antillón lo achaca a cuatro causas: malas cosechas, subida del precio de la sal, incremento de roturaciones en áreas de pasto y al ascenso del precio de arriendo de las dehesas de invernada(3). No obstante, figuraba a la cabeza tanto de la producción de lana por habitante (1,62 arrobas frente a 0,54) como de número de cabezas (7,10 frente a 2,84).

Para leer el artículo completo, descarga una copia aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia.