Cuatro estrellas rondaron a la luna y al sol en la noche de Orihuela del Tremedal

Jaime Muñoz, Rafa del Teso, Ana Alcaide y William Cooley
(de izquierda a derecha)
 
El 22 de Agosto, con gran éxito de asistencia, cuatro magníficos músicos liderados por Ana Alcaide interpretaron canciones y melodías sefardies en la iglesia de Orihuela del Tremedal acompañados por instrumentos medievales casi desconocidos para el gran público como la viola de teclas, mandola, psalterio, oud, santur además de otros clásicos como el violín, guitarra, flautas y clarinete. El resultado: un concierto excepcional que entusiasmó al público que abarrotaba el recinto de la iglesia de San Millán.

Al final del concierto, se presentó un vídeo titulado ” El Culto a la Virgen del Tremedal” realizado por Juan Manuel Bergés y Raúl Ibañez del CECAL y la Junta de la Virgen del Tremedal. El vídeo contiene cientos de imágenes relacionadas con la Virgen del Tremedal acompañados por música del reciente disco titulado “Como la Luna y el Sol” de Ana Alcaide.

Autor del artículo: Manuel Matas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música.

Un comentario el “Cuatro estrellas rondaron a la luna y al sol en la noche de Orihuela del Tremedal

  1. A ANA ALCAIDE (SOL Y LUNA)

    Duerme galana, duerme,
    que la mar no duerme,
    y búscate en sueños
    el rechazo y el desencanto.
    Duerme,
    que la luna y el sol buscarán siempre
    el amor que no tenemos, duerme,
    y permanece inalcanzable.
    Duerme galana, duerme,
    que la mar, el sol, y la luna
    buscarán en tu descanso
    la narración de tus sueños.

    FLOTANDO

    En el profundo sueño ojos cerrados
    y, flotando,
    el sonido, impresión y vida de judío sefardí,
    implacable en el despierto oído
    de bóvedas eclesiales;
    a tu sayo pegada virgen del Tremedal,
    la voz de Ana Alcaide,
    una seguidilla castellana, un baile tradicional,
    la palabra al son de una nórdica viola.
    Nadie camina, ni el aire se posa,
    ni vuelan pájaros,
    el sol se achanta y la luz es niebla,
    solamente la voz musicada
    sigue, sopla, vuela y brilla;
    es la belleza del alma.
    El gentío callado busca en aquella casta
    y sazona el interior de amor y sueños;
    la permanente vida de siglos
    hace cognición de lo incomprendido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s