Homenaje a Alberto Villén Pinilla

Collage del homenaje a Alberto Villén

El día 15 de Diciembre tuvo lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Teruel un acto cultural con acento poético bajo el título: “Te verde sobre arcilla roja” que tuvo tres partes diferenciadas.

  1. – Presentación de la Asociación Cultural turolense: La Mina Iluminada
  2. – Presentación del poemario “Puertas que se abren” de Víctor Villanueva Blasco
  3. – Homenaje a Alberto Villén Pinilla, poeta turolense orihundo de Orihuela del Tremedal.

PRESENTACIÓN AL ACTO: LA MINA ILUMINADA Y EL POEMARIO

La presentación del acto corrió a cargo de Paco Martín Fernández, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Teruel y nos ha parecido oportuno transcribir su discurso en reconocimiento de su contribución al acto

 En primer lugar, como concejal de Cultura de este Ayuntamiento, quiero daros la bienvenida a todos a este recital organizado por al “Asociación Cultural la Mina Iluminada” que hoy empieza oficialmente su andadura y en especial a los miembros de las Asociaciones culturales que colaboráis en el acto:

  • La Masadica Roya (Andorra)
  • La Asociación José Antonio Labordeta (Jorcas)
  • El colectivo Carpe Diem de Valencia.

Gracias por asistir y participar, y sobre todo, por mantener viva la llama de la poesía y de la Cultura.

En estos tiempos, más que nunca, lo cultural –en sus diversas manifestaciones- debe servir de herramienta fundamental para reavivar la ilusión, la reflexión y la RESISTENCIA. Sí, RESISTENCIA frente a la resignación, la apatía y la necedad.

Este acto se realiza en un marco especial –la casa de todos- dedicado fundamentalmente a la política municipal que tantas veces se aleja de las verdaderas aspiraciones de las personas.

Que este recital sirva para DESACRALIZAR –en cierto sentido- este espacio y darnos un baño de esperanza.

Esperanza en el Teruel verde sobre arcilla roja moldeable y creativa. Verde y Rojo que deben dar sentido a nuestra tierra: naturaleza y pasión, armonía y crecimiento, fertilidad y lucha.

Colores que inundan las páginas de este doble poemario que hoy presentamos de la mano de su autor, Víctor J. V. Blasco, se nos abrirán las puertas para adivinar la línea del mar en la “profundidad de la mirada”.

Seguir el camino tras las puertas hacia UTOPIA sin levantar los pies del suelo.

Amor-desamor, alegrías-penas, vida-muerte todo en este poemario y sobre todo mucho futuro y mucha ansia de libertad.

Desde estas páginas se transmite frescura sin complacencia y se conjuga la inteligencia con la pasión.

¡Leedlo! Seguro que encontraréis motivos de gozo.

Si el trabajo de Víctor es gratificante, la exuberancia la ponen las ilustraciones de Juan Carlos Navarro. Van más allá de ser meros acompañamientos complementarios. Son como la banda sonora de estos poemas. Si cada uno de los elementos poemas-dibujos, tienen sentido por si solos, juntos se realzan.

Mi enhorabuena a ambos por vuestro esfuerzo.

A todos que disfrutéis y ¡A resistir!

Gracias

HOMENAJE A ALBERTO VILLÉN

Oscar Villén Y Juan Manuel Berges entregan sus premios

En el capítulo de regalos al homenajeado  no faltaron las sorpresas: poesías, canciones, objetos de recuerdo etc. De ellos me gustaría destacar dos:

1. Una canción titulada “Palabras retorcidas” compuesta  y cantada en el ecuador del acto por Oscar Villén  dedicada a su padre. Durante su interpretación se mostraron  fotografías de la vida de Alberto,  desde su infancia hasta la actualidad. Fue el momento en el que Alberto supo por primera vez que el acto era un homenaje encubierto a su persona. Huelga decir que la carga emotiva del momento inundó la sala, nublando los ojos de casi todos los asistentes. Alberto, genio y figura oriolana, aunque visiblemente emocionado, tuvo la entereza de salir a leer un poema de agradecimiento cuyo fin era distinto originalmente. Os dejo a continuación el texto y más adelante, en la sección denominada “multimedia”, encontraréis la grabación hecha durante el acto.

PALABRAS RETORCIDAS

Hay un trozo de papel donde se para el tiempo
Cuando la tinta cobra vida para hablar
Hay un brujo que en su fragua funde sentimiento
Moldeando a su antojo sensibilidad.

Tú, orfebre del amor
Tú, bendito corazón
Tú, coraje y pundonor
Que del ejemplo haces lección.

Cada latido tuyo va unido a un verso
Son tus manos vínculos de la emoción
La poesía es un mundo y tú eres su universo
Que haces trazos en el alma de todo lector.

Tú, orfebre del amor
Tú, bendito corazón
Tú, coraje y pundonor
Que del ejemplo haces lección,

Y en tus palabras retorcidas puedo oír tu voz
Como una herencia en el futuro que nos legas hoy
Caen tus poemas como lluvia cuando aprieta el sol
Y en la tierra yerma brota flor… brota flor.

Vídeo realizado por Shiro Dani con imágenes del acto y la canción compuesta por Oscar Villén para Alberto y estrenada durante el homenaje.

2. La entrega por parte de Juan Manuel Berges, presidente de CECAL, del primer ejemplar del libro “TINTAS Y TINTES. Desde El Tremedal” escrito por el  propio homenajeado. A modo de presentación del regalo sorpresa, el presidente de CECAL, Juan Manuel Berges,  leyó el siguiente texto que prologa la obra:

UNA PUERTA ABIERTA AL CORAZÓN

Una nueva vía de comunicación, un nuevo portal, se incorpora a los simpatizantes del CECAL a través de la poesía, un género literario por tradición menos popular por la complejidad del sentimiento estético que transmite. Un hueco que estaba pendiente de cubrir.

Este puñado de versos que ha elaborado Alberto Villén Pinilla desnudan sin bagaje la personalidad del autor, quien siempre gustó de recrearse en este espinoso lenguaje artístico, en este caso a través de un tema vivido y sentido desde su niñez. El monte del Tremedal le atrapa en una tela de araña de la que difícilmente puede despegarse porque es su fuente de inspiración, donde sus silencios encuentran la expresión precisa y no siempre la respuesta deseada. Y a la vez su refugio preferido donde encuentra el sosiego que hoy necesita su espíritu para seguir respondiendo a sus porqués en su particular lucha personal.

Alberto abandona la visión global de su mensaje, el todo, y desmenuza en una meditada partitura los diferentes sones que le sugiere cada rincón de este entorno mágico, sus diferentes músicas, por simples que se muestren. Mientras, su lenguaje, con diferentes miradas, como un laberinto de contrastes, transmite una sensación profunda de sus sentimientos con una bella envoltura que es la palabra precisa.

Las palabras van acompasadas en sintonía por esa mano sensible que escribe, pinta y conmueve. Los trazos de las imágenes resbalan en armonía siendo fieles al escenario que él describe o imagina. La materia de esos objetos estáticos que el dibuja se pone en movimiento con el aliento que desprenden sus versos, como si un halo de vida les diese.

La propuesta que traslada Alberto al lector no puede ser arrebatada por las prisas. La lectura pausada irá inflando nuestro espíritu, como el aire rellena nuestros pulmones cuando afrontamos los inclinados repechos del Tremedal. Tintas y tintes que bañan el poemario de Alberto con diferentes tonos que se diluyen a través de la pródiga ventana de sus sentimientos. Tintes y tintas según se mire. Una puerta que aunque pueda estar cerrada, siempre se abre al corazón. Así de generoso se nos muestra Alberto, próximo y sin cerrojos, trasparente, de par en par. Hemos descubierto un poeta de nuestra tierra.

POEMA DE CARMEN

Para terminar el acto, Carmen, la compañera de Alberto, improvisó unos conmovedores versos que acababa de escribir durante el acto.

Soy un racimo de escarcha
que crece retorcido en tu cristal.
El calor del cielo me derrite
y caigo sobre ti
como una lágrima tan caliente
que podría evaporarme.

Pues Carmen, si lees estas líneas quiero decirte que ambos sois personas afortunadas de teneros mutuamente  El día que te conocí en Orihuela te dije algo que me salió del alma. ¿Recuerdas?. Yo acababa de conocer a Alberto. Hoy tengo el convencimiento que acerté en mi juicio y que de ti se puede decir lo mismo.

POEMARIO

Victor J Blasco durante la lectura de un poema del libro "Puertas que se abren" presentado en el acto

Dicen que una buena comida debe acabar con un mejor postre y, no podría ser diferente en un buen reportaje sobre un recital de poesía. Sería como construir un jardín olvidándose de las flores. Pues bien, a continuación desgranamos una a una las flores de ese bello jardín que fue el I Recital de Poesía de la Asociación Cultural La Mina Iluminada y que bautizaron con el poético nombre de “Te verde sobre arcilla roja”.  Advertimos al lector que los poemas no guardan el orden de su lectura en el acto, que faltan algunos y que algunos de los que hay no fueron recitados sino entregados personalmente a Alberto durante el acto.

Comenzamos con el poema estructurado que Jordi Dorca dedicó a Labordeta y que vino expresamente de Torelló (Cataluña) para leerlo por fin después de que se leyera en Jorcas el día del homenaje a Labordeta en Agosto de 2011 y en el Aula Magna de la Universidad de Valencia durante un homenaje a Labordeta el mismo año. Nunca lo había podido recitar el autor públicamente así que siendo también amigo, no dudó en presentarse ese día y por fin realizar también su sueño al poder recitarlo en Teruel.

LABORDETA
(Para el recital)

Azules y apacibles,
aún cumbrean mis recuerdos leves
en las estimadas vidas
de Jorcas en luz.

Como en un lienzo,
sueños de alborozo y de quieta tarde
alumbran por retazos
mis poemas de clara voz.

Y así los siento y los guardo yo.
Como un arrullo, mis versos de ayer.
Entre mis manos, mis pobres versos de siempre.

En estas manos
que sin prisa
están aquí.

Manos tuyas, manos mías.
Manos entre manos
que tanto os quieren.

Manos de cierzo que me acunaron
contra miedos y sinrazón. Y manos tiernas
que como una siembra
a mil lluvias sin zozobra
me arrojaron.

Y así pues
os quiero y os espero:
tanto tanto
como un fulgor de piedra antigua,
tanto tanto
como una noche que en desolación
no fuera.

Y en una tierra, os digo,
que al fin ponga libertad.

Autor: Jordi Dorca

IRONIA.MI
(Para el recital)

Solidaridad, calma, paz, serenidad, saber estar,
educación para la ciudadanía, sentarse con la espalda recta,
sinceridad, respetar las normas, mirar a los ojos de quien te habla,
respeto ¿obediencia?

Cortes de manga a los recortes, prohibidos los pensamientos indignados.
Resignados sin hogar.

Sobre-vivamos
pendientes de movimientos en las cuentas corrientes,
de los “antisistema”.

Autora: Neus Sangüesa

“Gracias”
(Para el Homenaje a Alberto Villén)

Me gustaría dibujarte el corazón
con mariposas de colores al vuelo,
árboles grandes, fuertes y verdes
agitando hojas de versos.

Me gustaría pintar el cielo
en tus manos trabajadoras,
anillos de nubes y estrellas blancas
sin fin, como tu sonrisa.

En tus pensamientos mil letras amigas
jugarían en libertad a ser poema,
como hacen tus ojos cuando miran
en tu interior al horizonte sin fin.

Autora: Neus Sangüesa

QUISIERA…
(Para el Homenaje a Alberto Villén)

Amigo, si yo pudiera expresar
lo que llevo por dentro…

Quisiera comerme los obstáculos
de tu camino,
tenderte mi mano en la espesura
de tus noches,
romper las barreras de la distancia
e iluminarte con las estrellas
que acompañan mi desvelo.
Quisiera abatir este frío
que cala mis entrañas
como dagas de hielo.
Quisiera ser soplo de vida;
remansos de paz, mis abrazos;
y cambiar el silencio inútil
que me ahoga
por esos gritos de vida que nazcan
de tus entrañas.
Quisiera que pernoctases en mi alma,
la campiña más umbrosa
de mi cuerpo.
Quisiera que «un posible» naciera
en las alturas
y sepultara lo que mi plegaria,
día a día,
a gritos invoca.

Quisiera que te llenaran de gracias
mis palabras,
y haberme expresado, amigo,
tan fuerte y tan claro
como las campanas…

Autor: Juan M. Marzá

UNA VIDA QUE HECHIZA
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Los que dicen que la luna hechiza
no conocen el chispeo
nacarado de tu mirada,
ni jamás han navegado
en esos ojos de niño travieso.
Tu níveo cabello
—ensortijado y rebelde—,
la barba que arropa tu cara
y esa sonrisa que adornan tus labios,
coquetean con un marfil
más brillante que la patena.
Eres un cóctel de arrestos
en tiempos de áridas estepas,
eres la fuerza que domina
rayos y truenos,
y tu guiño cómplice
es adarga infranqueable
en el coso de la vida;
una vida, tu vida…
que hechiza más que la luna…

Juan M. Marzá

ENTRE SONRISAS
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Querido amigo:
A veces, cuando hablamos por teléfono
Me preguntas
¿Qué tengo yo?
¿Por qué me quiere la gente?

Y yo te respondo:

Tienes un ángel
Una mirada especial
Un semblante
Una dulzura
Un respeto majestuoso
Una filosofía de la vida
Llena y rebosante de sabiduría.

Querido amigo:
¡Eres tan, tan especial…!
Y por eso te queremos tanto.
Hablar contigo,
Es alimentar nuestro SER,
Nuestra persona,
Aprender de ti,
Saber de ti,
Querer en ti.
Querido amigo:
Contigo no pasa el tiempo
El reloj se para, y los momentos de risa y de conversación
Vuelan veloces en el transcurrir del trecho.
Por eso,
Estar cerca de ti,
Cantar contigo a tu lado es,
Convertirse en niña de nuevo,
Aflorar la infanta que llevamos dentro,
Retroceder en el espacio,
Evocar los 15 años,
Juguetear a escondidas
Dejarte sin voz,
Para provocar coqueteo en pleitesia,
Cariño entre caricias,
Con tan solo tomar tu mano,
Símbolo de unión,
De apoyo,
De risa, alegría…

Querido amigo:
Si vuelvo a cantar contigo,
Volveré a jugar a escondidas,
Pero sobre todo,
Entre sonrisas.

Autora: Manoli Cebrián

DEL MEDITERRÁNEO AL EBRO
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Te doy mi palabra amigo
que no me ha sido fácil para ti encontrar
un regalo original.
Tras mucho meditar…
pensé en comprarte una mochila
donde pudieras meter
todo un país… imitando a Labordeta.
Pero luego pensé…que no tendrías necesidad…
pues en tu pecho llevas un latido con tanta elasticidad…
que aun te sobra espacio para cobijar…
mil y un abrazo de amistad.
Un camino de ida y vuelta sorteado de agua y tierra.
Un poema a oscuras… o cien sonetos más.
El dibujo de otra vieja puerta sin cerrar.
Una eterna sonrisa amplia y sincera.
Otro rasgo tan tuyo de humildad y humanidad.
Al final he decidido
que el mejor regalo que te puedo dar es…
un abrazo al terminar de recitar los versos de un paisano tuyo
al que como yo… le gustaría darte el mar.
Señor Carbonell… con su permiso hago míos sus versos

para poderlos regalar a un sencillo gran hombre…
de Orihuela del Tremedal.
Me gustaría darte el mar
todo ese mar que no conoces
todo ese mar que no has bebido
que hace más seco tu camino de piedras sordas y de espinos.
Me gustaría darte el mar.
Todo ese mar cansado y bello
que cobijó grandeza y trueno
como el señor que da la mano sin dividir…humano y bueno.
Me gustaría darte el mar para inundar tu tierra seca
sedienta de lluvia serena
siglos y siglos suplicada
por esta casa despreciada.
Me gustaría darte el mar
para llenar tu corazón calizo
como la tierra quebrada de noche y soledad precipitada.
Me gustaría darte el mar… darte el mar.
Pero ¿cómo hacerlo, Alberto?
Si tú ya vas y vienes mecido como hoja al viento
del Mediterráneo… al Ebro.

A mi amigo Alberto Villén
Teruel, diciembre del 2012

Autor: Miguel Martí

UN HOMBRE CASI INUNDADO
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Después de lo sucedido hoy allí,
ya tengo algo para contarles a mis nietos.
Les contaré que tengo un amigo que
aunque lo parece, no es normal.
Les diré que tiene muchos defectos,
muchísimos, y una sola cosa buena.
Les contaré claro está, primero la buena.
(Buena para él, claro).
Y es, que anda rodeado siempre de mujeres.
Después, disfrutaré relatándoles las malas.
Por ejemplo: que se parece un poco a
Richard Gere, pero no lo es. ¡Gracias a dios!.
Que él, tonto, da todo lo que tiene por nada.
También es un ignorante, y mucho,
al creer que todos somos como él.
Dice ser poeta y siempre anda risueño.
Les diré a mis nietos: lo más oscuro y feo de él.
Que es un tipo pequeño, ínfimo, por fuera.
Pero el muy “desgraciado” es inmenso por dentro,
inconmensurable, imposible de abarcar con abrazos.
Nunca o casi nunca, le vimos llorar por nada,
y por esto, a veces le pensamos como un tipo anegado.
Casi inundado. Llora lágrimas y dolor por dentro.
Tantas… que le inundarían de no ser porque suda.
Porque escribe al dolor, al amor, y eso le des-anega.
Les diré, que es un tipo pequeño, normal, un
hombre inundado por sus propias lágrimas y
que suda mucho por ser un bonachón.
Que ese, el de hoy, el del libro “Del amor al odio”
el de siempre, ese es mi amigo Alberto Villén.

Autor: Shiro Dani

A TODOS LO POETAS
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Mentre el teu plor
no mostre les llàgrimes,
el teu somriure
es dibuixe enllà dels llavis,
palpes els núvols
al fil d’un arpa,
escoltes
els lladrucs de la lluna
i en cada paraula
pugues sentir els batecs
de tot gran misteri,
sabràs que t’ha pres
el dèdal del vers
i tindràs set,
set de poesia

Autora: Joana Navarro

(Un intento de traducción)

Mientras tu llanto
no muestre sus lágrimas,
tu sonrisa
se dibuje más allá de tus labios,
toques las nubes
en las cuerdas de un arpa,
escuches
los alaridos de la luna
y en cada palabra
puedas sentir los latidos
que esconden los grandes misterios,
sabrás que te ha atrapado
el dédalo del verso
y tendrás sed,
sed de poesía.

Autora: Joana Navarro

DUENDE
(Para el homenaje a Alberto Villén)

Donde duermen los gigantes
un duende siembra ahoras

el gallo de media noche
sobrevuela estrellas y soles
y tintinean carcajadas
entre goma de mascar

un niño inmortal
sopla corazones

en alta mar

nacen canciones
en medio de la tempestad.

Para Alberto. Porque sí, pero lo más importante,
porque te quiero.

Autora: Beatrice Borgia

EL VIAJE
(Para el homenaje a Alberto Villén)

A través de tus ojos puedo verte de niña.
Retrocedo tus pisadas y en tu rostro, ahora arrugado,
puedo sentir tus mejillas pálidas y frías.

A través de tus ojos contemplo el traqueteo de tus días.
Días marcados con tierra de esperanza y miedo.
Días en los que el campo y el trigo olían tus pies descalzos.

Atardeceres en la era. Semblantes cansados y viejos.
Jotas cantadas al aire y abuelas sentadas a la lumbre.
A través de tus ojos sostengo
tus paisajes amarillos que, como pájaro que huye del incendio,
se empeña en elevar el vuelo a lugares perdidos y remotos.

Sabañones en tus manos y ventisqueros en el alma.
Escucho las voces de señores que escriben versos de amor
con candiles y a escondidas.
Arrastro tus recuerdos a mi antojo para que no se duerman.
Estrujo tus minutos de silencio esculpiendo palabras nunca dichas.

¿Qué queda de aquella niña con trenzas y rodillas sucias
que soñaba con paseos largos en brazos de bocas nuevas?
¡Cuéntame a qué huele la mies y las tardes de aquel invierno!

Mientras tus ojos me miren como sólo ellos saben,
continuaré mi viaje, compañera,
transformando mis escombros en candados abiertos
transportando los veranos de tu puerta a la mía
en maletas desgastadas.

Mientras tus ojos me miren como sólo ellos saben,
regresaré a tu infancia de la que nunca saliste,
al lugar donde habitan mis musas
al país donde nacen mis recuerdos.

Autora: Maite Joven Araúz

POEMARIO DE ALBERTO VILLÉN

Alberto Villén recitando una poesía durante el acto

Por la cantidad  y por la significación del poeta en el día de su homenaje, capítulo aparte merecen los poemas que Alberto Villen desgranó a lo largo de la tarde y en diferentes ocasiones para las asociaciones culturales aquí presentes.

TODOS O NINGUNO

Uno no puede ser inmenso
si no se pierde en la inmensidad
de la conquista con respeto
y quiere llegar a ser océano
sin intentar haber sido antes gota.
Uno no puede ser arbusto sin tierra
ni arena, tallo verde y hoja,
sin raíz primero que la humedad recoja,
canal y estrecho sin agua y sin riberas
que entre pecho y pecho los acojan..
Uno no puede ser habitante ni colono
si solamente en él cree y desprecia
de su vida y elementos el entorno.
Hay que ser fuego, mar y viento,
piña, pez y gaviota; agua de lluvia,
hormiga y mariposa; arco iris
que se una siempre entre colores.
Hay un solo universo, uno solo,
donde para ser uno, debe caber todo
en un solo punto. Todos o ninguno.

MOCHILA DESPRENDIDA

Si recorréis la tierra árida y desértica
bajo los tejados de los pueblos
de Aragón y de ribera,
de cardo o sementera,
hallaréis siempre
la letra de una canción
descifrando el amor de aventurero,
de locura, entrega de sangre,
de vida sentida por entera
a cada paso, en cada árbol;
hallaréis una mochila desprendida
con voz de caminante
y música de sueños,
voz imperecedera, de cantante, de poeta,
figura sin fisuras ni dobleces
arraigada a un hombre y su entrega,
a: José Antonio Labordeta.

VOLVER

Un viaje al revés te da la espalda
divisando el pasado
entre registros, señales del presente.
Y la tierra árida que escalona los segmentos
otrora barro, entre grietas,
hace crecer abandonados musgos
lloros y penas,
sabiendo volver lo que cuesta.
En el abandono se queda mi tierra
y el que queda lamenta
que yo me vaya hasta que vuelva
y muera fuera cuando nacimos dentro.

DIÁSPORA

Es una insolencia
transitar perdida la nada
masticando raíces
y viendo caer la tarde socarrada
bajo el sol
en la extensa piel de la diáspora.
Crece placentera,
sola y delicada la naturaleza,
emplazando la niñez de los ojos
y gritando voces de respuesta
para que tú le hables.
Calla la olvidada voz de los ancestros
al ver perdida la sustancia
que dio vida sentida
al reloj de arena que nos reclama.

TIERRA

Tierra, tierra querida y nuestra,
atascada en ti misma a las sombras,
desliz de vertientes y fronteras;
tierra de arraigo, brote y espiga
donde hace arruga el invierno
y se flagela la espera.
Árida piel de primavera y yermo
y en la espalda tatuada a fuego,
sol naciente y luna llena de poniente
que, tú y yo arrastramos,
para hablar de ella allá donde estamos.
Así la queremos y así es ella,
tierra, tierra abandonada y nuestra,
donde anidaron nuestros padres
y tantos otros, cuyos pájaros crecieron
y volaron. Tierra de Teruel,
ayer naciente y hoy, como flor, marchita.

PARAJE SOLITARIO

¿Por qué la senda se estrecha y desaparece
y a pesar de ello los arbustos ya no crecen
mientras se doblegan sus esquejes y el tronco ennegrece?
¿Por qué no habla la nieve y la cencellada aparece
cristalizando el aire que antes respiramos?
¿por qué las hierbas, aquellas verdes, hoy se secan
y no transitan ya las ruedas por el barro agreste,
si cada árbol permanece solitario por mucho
que sus ramas extienda como brazos
y hace marco del paraje como ermitaño?
Dime¡ si tú lo sabes!¿Por qué las cumbres
crecieron y se hicieron inaccesibles
y los polos agrietaron como hielos los contactos?
¿Qué queda de aquella pasarela que entre abrazos estrechamos?
y ahora del sol caliente ahuyentamos lo que fueron sueños
De aquellos bancos que sentamos entre aguas transparentes
y como flores de almendro florecieron
en gotas de rocío y escarcha precipitándose
en cascada sus colores y sus pétalos.
¿Por qué hoy sólo el silencio abre el camino
y los prados de rojo y celeste pusieron cerca
y enquistaron sus bulbos para siempre?
Dime si hojas de otoño y cardo ocuparon
el baldío camino que fértil tantas veces caminamos.

Autor: Alberto Villén Pinilla

REPORTAJE GRÁFICO

Abrir el reportaje fotografico el acto en este enlace

Anuncios

2 comentarios el “Homenaje a Alberto Villén Pinilla

  1. Joan Albert dice:

    En este homenaje se a realizado un enorme trabajo, muy enriquecedor, donde llega a todos los rincones del cuerpo de las personas sencillas y sensibles y por supuesto que entiendo que Alberto se lo merece, como asi mismo las palabras dirigidas a Neus que comparto plenamente.

  2. Lucía pérez dice:

    A un abuelo en activo, gracias por haber reunido todo este material en torno al acto. Un abrazo y, por si no nos vemos antes, un abrazo a Pilar y otro para tí. ME parece buena idea abrir esa sección de poesía en este blog, aunque yo que procedo de la ¿penúltima ? generación de pape y a pesar de haber ejercido entre otras muchas cosas como archivera-bibliotecaria, la enorme dispersión-compresión que ofrece Internet me agobia con frecuencia. Soy humana y por consiguiente, contradictoria. Me gusta encontrar mucho material sobre un tema pero a la vez, me agobia la dispersión, me produce marasmo la virtualidad e igualmente la materialidad “fichadora”… pero será un referente “secreto a voces” (i la expresión responde polisémicamente a su sentido) para encontrar poemas de diferentes manos y orígenes. A ver si afloran así tantos lápices turolenses escondidos y llegamos alguna vez a tener una antología de ciudadanos poetas…¿Y si se propusiera como actividad innovadora de ocio leer poesía? Probablemente a más de un político le entraran metafóricas desinterias (tanto a los que conocen el verso tan real como vivo de Celaya “la poesía es un arma cargada de futuro”, como a la la mayoría que ni siquiera sepan quién fue)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s