Historia

La privilegiada situación geográfica de Orihuela del Tremedal le ha conferido un especial protagonismo histórico como eje vertebrados del nudo de comunicaciones que confluyen entre los Reinos de Castilla y Aragón, en los límites de las provincias de Guadalajara y Teruel.

De los primeros asentamientos humanos dan testimonio los yacimientos del Bronce de Las Casas, Celtíberos de El Toril (parcialmente excavado por el arqueólogo Jesús Martín Rodrigo en la campaña de 1986), Hoyón del Torrejón, y de época romana el Alfar del Royo y el campamento militar de Las Tejedas. Singular interés adquiere el broche visigótico, por la escasez de restos de esta época en la región aragonesa.

La reconquista de la Taifa deAlbarracín por los caballeros navarros de Pedro Ruiz de Azagra, deja su impronta en el culto mariano de la Virgen del Tremedal y de la advocación de un santo originario de tierras riojanas: San Millán de la Cogolla, y el genuino apellido del río Gallo.

Los siglos posteriores delatan el auge de esta localidad. En 1696 se redactan en su Salón de Sesiones las Ordenanzas de la Comunidad de Albarracín. Y ya el siglo XVIII supone el punto culminante de su desarrollo económico. Se inaugura el nuevo Santuario y Hospedería -1748-, se construye la nueva iglesia -1776- con las rentas que produce la herrería del Concejo. Período de esplendor que quedará quebrado durante la Guerra de la Independencia, cuando las fuerzas napoleónicas incendian el pueblo y destruyen el Santuario. La crisis económica llegó a tal punto que Fernando VII concedió en 1815 la celebración de tres días de Feria para resarcirse de las trágicas consecuencias de la guerra.

En la actualidad, Orihuela se ha especializado en la industria de la transformación de la madera, cuna de auténticos artesanos en el tratamiento de la materia prima de sus bosques: el pino albar.

Anuncios