Naturaleza

Los alrededores de Orihuela nos ofrecen gratas sorpresas por las múltiples y variopintas formas en que se manifiesta el medio natural. La formación vegetal dominante es el pino silvestre, completado en su masa forestal con una amplia variedad de otras especies arbóreas, en especial el rebollar acompañado del helecho Águila, y de una gama extensa de arbustos, tales como: enebros, endrinos, zarzas, escaramujos, jaras, estepas, retamas.

Entre la rica y variada fauna se encuentran mamíferos como el jabalí, zorro, tejón, ardilla, etc dominados por el ciervo, principal atractivo de la Reserva Nacional de Caza “Montes Universales’: así como un buen número de aves, desde los pequeños insectívoros pasando por pájaros carpinteros, córvidos, varios tipos de rapaces como cernícalos, ratoneros, águilas, alimoches, milanos, y el gran buitre leonado.

También cabe mencionar al grupo de los insectos, por la importancia y variedad de especies, con endemismos como la mariposa Isabeliná’ considerada por muchos autores como la más bella de Europa. Los pescadores, por otra parte, tienen en la trucha común el mejor trofeo que ofrece el río Gallo.

En su época, los hongos nos ofrecen una nutrida selección de especies de gran calidad gastronómica, en especial el rebollón y el porro (Boletus edulis).

Geológicamente hablando, debemos destacar por su especial interés los llamados “Ríos de Piedra”, formaciones de acumulaciones periglaciares de grandes masas de rocas que se deslizan por las vertientes, constituyendo por sus dimensiones uno de los ejemplos más espectaculares a nivel mundial, y los “Tremedales”, impresionantes zonas de turberas húmedas cubiertas de hierba y escaso drenaje.

La combinación de la riqueza arquitectónica junto con las excelencias de la naturaleza, conforman en Orihuela del Tremedal un crisol único como oferta turística de primera magnitud. En este sentido, la ya de por sí amplia oferta hostelera que ofrece el municipio, se complementa con la Residencia “Padre Polanco”, el Campamento “Montes Universales”, el Camping Caimodorro y las Viviendas de Turismo Rural, que cumplen con holgura las expectativas del viajero más exigente.